module-stblog-article
Cómo encender carbón de cachimba sin hornillo

Cómo encender carbón de cachimba sin hornillo

¿Cómo encender carbones de cachimba sin hornillo?

Si estás leyendo esto pueden pasar una de dos cosas: estás aburrido y te ha dado curiosidad o lo que desgraciadamente te estará pasando quieres hacerte unos carbones y no tienes hornillo. Si te está pasando esto último y ya no sabes qué hacer no te preocupes ¡el #TEAM1001 ha venido a salvarte!

Antes de nada no queremos darte ahora el sermón pero nadie puede definir mejor que tú la situación que estás viviendo ahora mismo. Los hornillos eléctricos y gas son un accesorio imprescindible para los que nos gusta disfrutar de una buena cachimba y no siempre podemos tirar del que tiene tu colega. No todos los cachimberos son ratas o quieren apurar hasta el último momento posible para comprarse cualquier tipo de hornillo pero como otros si lo hemos sido (y más tarde te contaré cómo) lo único que te podemos decir es que te metas en nuestra web y te compres un hornillo. En menos de 24 horas lo puedes tener en casa y hay opciones desde 15 y 20 euros ¡es toda una inversión a largo plazo así que no esperes más!

Hornillos para cachimba

Ahora bien si estás esperando a que te llegue y no te aguantas más desde 1001 vamos a darte un par de ideas para encender tus carbones de la forma más ingeniosa que no sensata posible. En nuestro canal de Youtube hemos subido un video acerca de este asunto y te recomendamos que le eches un vistazo, aunque en esta entrada del blog vamos a repasar un poco por encima los métodos por si quieres un poquillo de más info.

De igual manera, asegúrate de que no tienes un hornillo eléctrico cerca o no te queda combustible en el hornillo de gas porque… ¡empezamos!

Métodos para encender carbones sin hornillo: no apto para todos los públicos

La cazoleta lleva un rato preparada y no podemos hacerla esperar más tiempo, así que solo nos queda agudizar el ingenio y ponernos manos a la obra. Para encender un carbón necesitas dos cosas: energía y tiempo. Esto puede parecer bastante obvio, pero muchos métodos que parecerían factibles a simple vista no lo son en la realidad porque no existe un balance entre estos dos conceptos (poca energía durante poco tiempo o mucha energía de forma explosiva).

Para empezar, vamos a empezar con los métodos más obvios pero que pueden no habérsete pasado por la mente en un momento de crisis como este. ¿Tienes chimenea o barbacoa? Si estás en un chalet o casa de campo es posible que tengas y a ver, da un poco de pereza, pero por poder puedes encender tus carbones de esta forma. No hay ningún tipo de contaminación ni va a pasar nada más allá de que tendrás que vigilarlos más, porque con tanto calor es posible que se hagan mucho por un lado concreto y se deformen. Eso sí, ya aprovechas y te haces algo a la parrilla o estás calentito en el salón.

Vale, ahora vamos a irnos con otras opciones. No tienes dinero para una casa de campo y en tu piso no tienes barbacoa, cosa bastante normal si me preguntas. Como es natural, no puedes encender tus carbones a pura cerilla o mechero, pero si puedes utilizar carbones de autoencendido para encender tus cubitos. Para esto, prueba a poner un cabrón entre dos carbones de autoencendido prendidos y, aunque tardará un poco, es un método a considerar.

¿Qué no tienes carbones de autoencendido? Okey, a otra cosa. Existen otros métodos caseros para encender carbones de cachimba, pero se nos van agotando las opciones. Si te gusta la cocina seguramente tendrás un soplete. Esta es una posible opción: vas a tardar, por supuesto, pero eventualmente encenderás los carbones. También podrías acelerar el proceso rociando un poco de alcohol sanitario en los carbones, aunque no te lo recomiendo porque dejaría trazas en el carbón y no queremos que nadie se intoxique. Como es natural, buscar métodos alternativos para encender nuestros carbones nos va a emplear más tiempo de lo normal. Por poder te puedes poner incluso con una lupa a ver cuántas horas echas, pero no creo que estés en situación de esperar teniendo tu cazoleta esperándote.

Ya vamos entrando en el apartado de métodos para encender tus carbones que, aunque te pueden servir, no te recomendamos por tu seguridad o la de tus electrodomésticos. Más allá de la clásica de hacer carbones en vitrocerámica, forma de la que te hablaremos más tarde, hay otras cosas que podemos hacer si no le tenemos miedo al fracaso o, en general, le tenemos poco aprecio a nuestra vida y pertenencias. Por ejemplo, algunos hornos antiguos funcionan también con resistencias como los hornillos eléctricos, por lo que si no le tienes mucho cariño a tu horno siempre puedes probar este método. De esta forma también funcionan las tostadoras antiguas, por lo que puedes probar si tienes una vieja que ya no uses tanto.

De igual forma, hay más electrodomésticos que poseen resistencias y que puedes probar. Por ejemplo, si eres de Andalucía, seguro que tienes un brasero en casa con su típica ropa camilla y todo. No sabemos si a tu abuela le hará mucha gracia, pero puedes probar a quitar la tapa de arriba e intentar hacer los carbones a la andaluza. Si se te ocurre alguno y eres lo suficientemente valiente, ¿por qué no probar?

Por otra parte, algo que puedes hacer es que si has encendido parcialmente tu carbón y necesitas darle un último toque para que se termine de hacer… ¡mete tus carbones en la air fryer! Lo mismo se encienden que lo mismo prendes fuego tu cocina, ¿quién no ha metido locuras en la freidora de aire?

Si se te ocurren métodos más locos para encender los carbones y te gustaría compartirlos, estamos encantados de leerte. Puedes compartirnos tu ingenio por nuestras redes sociales y lo añadiremos a la lista así que, ¿a qué esperas? ¡it's up to you!

Nuestro video, formas más… ¿viables?

Si estás llegando hasta este punto realmente tienes que estar desesperado por encender tus carbones. Tranquil@, todos hemos estado en esa situación. En el video que subimos a nuestro canal hemos puesto a prueba los métodos alternativos más conocidos en la comunidad cachimbera, por lo que te recomendamos echarle un vistazo antes de seguir leyendo.

Aún así, si ya has visto el video, vamos a darte unos apuntes extra para que te sea más fácil encender tus carbones si utilizas cualesquiera de los métodos que enseñamos. Por ejemplo, en el caso de la vitrocerámica, hay una forma de evitar o, más bien, reducir la posibilidad de dejar marca al hacer nuestros carbones. Para ello, te recomendamos que busques algo con lo que puedas abanicar los carbones y la clave consiste en no dejar que los carbones estén durante mucho tiempo apoyados en el mismo sitio. Mientras vas abanicando, ve moviendo los carbones cada cierto tiempo en vez de dejar que se combustione la cara por completo.

Ya en el video Pep nos recomienda no hacerlo, y es normal. Sin embargo, es la forma más accesible de encender tus carbones ante un apuro y si lo haces con cuidado, apenas quedarán marcas en la vitrocerámica, te hablo desde la experiencia.

Por otra parte, está el método del microondas que probamos en el video, el cual te recomiendo incluso menos que la vitro por razones más que obvias. Lo que si te recomiendo, aunque es más probable que tengas un hornillo a que tengas esta herramienta, es utilizar una pistola de calor. Puede parecer algo rudimentario, pero es un método que a más de un amigo cachimbero ha salvado (vale, ese amigo soy yo). Para que este método te sea más cómodo, te recomiendo que busques una pequeña lata de conservas en la que posar los carbones y así se cumpla una doble función: no tienes que agarrarlos y se genera más calor en el interior de la lata.

En fin, seguro que con los años descubrimos más formas de encender carbones, pero por lo pronto, te volvemos a recomendar que te hagas con uno. Por una muy pequeña inversión te ahorras problemas durante muchísimo tiempo, por lo que es una compra de la que nunca te vas a arrepentir. En nuestra tienda web disponemos de varias opciones como te hemos comentado, así que metete y encuentra la que más te guste. Mientras te llega y no, ¡no te prendas fuego!

Posteado el 20/03/2024 Blog 730

Menú